lunes, junio 26, 2006

Cuando la cultura cuesta dinero...

Buenas a todos los que en un acto de heroísmo inigualable entráis por segunda vez a leer este magnifico blog que me dictan los ángeles desde el cielo (a alguna gente le ha funcionado esta frase ¿Qué no?)

He estado tiempo sin escribir porque además de tocarme los cataplines he estado de viaje. O sea, que no es que esté intentando decir que no he escrito porque no he tenido tiempo. Lo que intento decir es que se me ha juntado el acto de tocarme los cataplines con el viaje. Entonces el tiempo de tocada de cataplines ha sufrido una mutación, alargándose aun más. Y eso es algo conocido como: “Lo-hago-porque-yo-lo-valgo”

Y eso viniendo de una persona que ha repetido “cataplines” en el mismo párrafo tres veces… es algo a tener muy en cuenta.

En fin, solo quería comentar algo que me ha dejado un poco disgustado en mi viaje. Un recorrido de 6 días entre Córdoba y Toledo que se ha saldado con un despilfarro importante de pasta innecesaria y a veces abusiva por parte de las visitas a los monumentos…

El caso es que en mi ciudad, no estoy acostumbrado a este tipo de cosas, y mucho menos a que me cobren por entrar en iglesias o catedrales… Señores, se suponen que estos lugares son sitios de culto religioso. Y me parece de muy mal gusto que cobren 8€ por entrar a la Mezquita y 6€ por entrar a la catedral de Toledo…

Que quede claro que no lo digo por tacañería, sino porque como ciudadano del mundo que soy, me parece que tengo derecho a disfrutar de un patrimonio cultural mantenido por mis impuestos sin tener que gastarme un dineral para ver cierto tipo de sitios que por condición religiosa o cultural deberían ser gratuitos o al menos accesibles a todo el mundo.

Pero el colmo de los colmos fue Toledo. Una ciudad preciosa, con mucho encanto y con un ambiente medieval inigualable, pero enturbiado por una picaresca y una recaudación de dinero sin igual.

Estaba yo feliz cual lombriz, sacando una entrada para visitar un edificio histórico (no diré cual es porque no quiero crear malos rollos). Ya me imagino lo que diria la dependienta cuando me fui después de comprar las dos entradas. Seria algo asi como “jejeje, otro pardillo que ha caido” y su compañera diria, “si, pero este seguro que viene obligado porque no tiene cara de empollón”.

Una especie de segurata nos pica la entrada y nos ofrece pasar (por cierto el segurata estaba fuera porque dentro no hacia falta… a no ser que fueras capaz de llevarte una pared de cemento). Cuando me doy cuenta de que he pagado 4€ (2 mios y 2 de mi aventurera) para entrar en una habitación de poco mas de 10 metros cuadrados, con las paredes recubiertas de yeso (yeso del siglo XXI) y con una guiri sentada en el suelo que debería estar pensando lo mismo que yo… “yo para entrar aquí, me quedo fuera, que hace el mismo calor y además es gratis”. Es decir, NO HABIA NADA. En esos momentos te entran ganas de salir de allí y pedir que te devuelvan el dinero, incluso te pones a buscar alguna puerta por la que seguir la visita pensando que eso no puede ser todo lo que hay ahí... Pero claro, por dos míseros euros no vas a montar allí un pollo. Y seguramente la dependienta te miraria con cara de “eres un cazurro palurdo” y te reprocharía el hecho de no disfrutar viendo unos arcos mozarabes que puedes ver tb desde fuera.
Eso por no hablar de las tiendas de recuerdos. Donde venden espadas de 20€ por 100€, pendientes de damasquinado por un 200% de su valor real, y juro que es cierto lo que os digo.

En fin… si vais a esta hermosa ciudad deberéis tener cuidado con esto que os digo. Y llevar bastante dinero para entrar en todos los sitios que queráis.

Perdonad esta parrafada, pero pienso que es bueno usar la blogosfera como medio para denunciar este tipo de abusos. Ya que no todo el mundo viaja con la posibilidad de dejarse tanto dinero en entradas a monumentos. Porque la cultura debería ser libre para todo aquel que la quisiera.

3 comentarios:

Is dijo...

Tienes razon. Yo como buena toledana que soy me da vergüenza cuando alguien viene a visitarme y tengo que decir que para entrar a santa maría la blanca hay que pagar...es un abuso, pero bueno. La telebasura te la tragas gratis y la cultura tienes que acoquinar. La proxima vez que vayas te recomiendo una visita nocturna, que valen unos 12 euros pero merece la pena, de verdad.
Un saludo!

IBADO イバド  dijo...

Bueno sobre lo de cobrar en los monumentos, es posible que 6 euros sena abusivos pero creo que es necesario cobrar una entrada por algo. Los monumentos hay que mantenerlos, limpiarlos, vigilarlos, y con el precio a veces se evite que ciertas personas vayan a dar la paliza o de 'juerga' a dicho monumento, ya sea catedral, palacio o jardín.

En todo el mundo se cobra entrada por ver monumentos, vas a Holanda, EEUU, UK, Francia, Japón... y hay que pagar por entrar. La Entrada al castillo de Nijo en Kyoto, cuesta 7 euros, es un precio bastante alto, pero esque dentro hay un inmenso jardín, y un palacio imperial totalmente de madera, hay que cortar el cesped, arereglar los arboles, rastrillar la piedras para que estén bien ordenadas, encerar los suelos del palacio, barnizar de cuando en cuando las paredes, limpiar los tapices de más de 400 años de anitigüedad, y evitar que alguno se vaya de botellón al jardín del palacio. Además hay que pagar los sueldos de limpiadores, jardineros, vigilantes y restauradores, Con lo cual visto lo visto hasta me parece barato, el precio.

Una cosa es que la cultura sea barata y otra ir de gorra a todas partes...

Toni dijo...

Bueno, yo se que todos los sitios tienen su mantenimiento. Pero hay sitios que por su condicion deberian ser gratuitos...

Como he dicho me parece bien que me cobren por entrar a un sitio donde hay cosas para ver. Pero en lugares donde no hay nada, no me gusta que me cobre, porque me siento timado. XD