sábado, marzo 04, 2006

No hay derecho...

A veces escuchando el telediario me horrorizo cada día más. No se si será que voy madurando poco a poco y me doy mas cuenta del drama que se vive en el mundo. O que efectivamente la cosa va cada vez peor.

Atrás quedaron los bandoleros, los ladronzuelos de poca monta, con historias cargadas de vivencias y romanticismo. Una rama que, siendo prudente en la palabra.., tenia hasta un código de lealtad a su propio honor. Unas reglas básicas que era capaz de respetar hasta la gente más dañina y traicionera.

Desafortunadamente, en el día de hoy, estamos viviendo una situación que dentro de poco será insostenible… Ahora ya no hay bandoleros, hay asesinos en potencia, delincuentes prematuros, y niños con tan mala estrella que haría remover los cimientos de la Ilustración, y de filósofos como Rousseau, que en un intento de dar a entender al mundo la virtud del hombre, afirmó que éste era bueno por naturaleza… ¡Santo Dios, como se puede ser tan ingenuo, cualquiera habría pensado que ese tipo no salió nunca de su casa!. Perdón… ¿he dicho Dios?, jejeje, olvidé por un instante que Dios no se encuentra en casa desde hace ya tiempo. Habrán entrado unos asesinos por su ventana, le habrán dado una paliza y después de acuchillarle, le habrán robado y matado.

No quiero entrar en el tema de los inmigrantes. Todo el mundo sabe que gente buena y mala hay en todos los lados. Los humanos deberíamos ser libres para vivir donde quisiéramos. El mundo es de todos. Y no debería molestar a nadie que gente de otro país viva al lado de su casa.

Aunque he de decir que hace tiempo, me hizo bastante gracia al ver a todos los chupasangre de un conocido programa de televisión, colgándose unas medallas después de arrastrar la vida de unos cuantos famosos… diciendo que en las cárceles españolas únicamente un 30% de los encarcelados eran extranjeros… y que de esta forma quedaba demostrado que los españoles encarcelados eran mayoría. Y por lo tanto… los españoles éramos niños pequeños, que lloraban y pataleaban mientras señalábamos injustamente a los inmigrantes como foco de todos nuestros problemas…

Al oír esto pensé… o es que no saben matemáticas… o es que se han fumado algo raro…

Si dando cobijo a 2 millones de inmigrantes, éstos ocupan un 30% de las cárceles españolas… imaginemos que porcentaje habría si hubiera 40 millones…

En fin… no hay que ser ningún lumbreras para darse cuenta de que en España no se esta poniendo ningún control sobre la gente que viene a nuestro país a “algo más que trabajar”. Al Señor presidente le preocupa más el “statut”, tirarse la pelota contra la oposición, lanzar mensajes ingeniosos contra los partidos y ensalzarse en pequeñas batallas dialécticas en las que siempre gana el último que contesta… Ah, se me olvidaba que también le interesa mucho el significado de la palabra nación. Un día levantará la cabeza y no quedará nada de ese sitio al que llama “nación”. Y lo que me preocupa es que yo vivo ahí…

Antes de concluir he de decir que admiro profundamente a todas las personas que tienen el valor suficiente para dejarlo todo y viajar a otro país en busca de un trabajo digno y sustento para su familia. Sea de la raza que sea. Así que quiero que quede claro, que este mensaje no va contra ellos, sino en contra del que mata, extorsiona, roba y no respeta unas normas mínimas de ética y de convivencia, sea español o no.
O esto acaba pronto… o acabará mal. Para desgracia de todos.

No hay derecho, mi vida,
a salir con miedo a la calle.
-Ismael Serrano-

-- Comentarios libres. No me hago responsable de los comentarios agregados en esta página. Cada quien es dueño de su pensamiento y está en su mano usarlo correctamente. Si comentas sé moderado.--

2 comentarios:

Marta dijo...

A mí tambien me merecen un respeto todas esas gentes, que buscan una mejor calidad de vida para los suyos, no se puede cuestionar que un padre de familia busque una mejor forma de vida para sus hijos o simplemente sienta la necesidad de salir de su pais para proyectar su vida de otra forma.
Todos corremos el riesgo de ser inmigrantes y creo que no es justo hacerles sentir en tierra de nadie.
La sociedad esta enferma, pero ellos no son los culpables, como bien dices buenos y malos hay en todas partes, la honestidad no es patrimonio de nadie.
Me duele el rumbo que estan tomando las cosas, creo que se estan perdiendo los mas importantes valores que deberia tener el ser humano, pero es que nos estamos destruyendo nosotros mismos, alimentando la intolerancia y la falta de civismo.
Muy bueno tu post

Toni dijo...

Agradezco mucho tu comentario, tienes razon en lo que dices. Nos estamos destruyendo nosotros mismos.

Hace tiempo llegue a pensar que el mundo se daria cuenta de sus errores y poco a poco la situacion mejoraría. Ahora estoy viendo que lejos de mejorar, la cosa va cada vez peor.

Y la solucion no esta en buscar culpables, sino en la educacion y la tolerancia.