domingo, enero 22, 2006

Esta madrugada...

Y esta madrugada su corazón de 12 años paro de latir en solo unos minutos...

Ni todo ese tiempo de buenos momentos han sido suficientes para evitar que sienta que se ha muerto una parte de mi y que me han robado la mitad de la alegría. A pesar de todo nos ha dejado con dignidad, aguantando hasta el ultimo segundo. Un pequeño animalito que ha sido todo para nosotros. Y que demostró siempre la nobleza que le falta al ser humano. Sin ella nunca podría haber sido como soy ahora. Porque la vida es un cúmulo de grandes y pequeñas cosas que te hacen crecer día a día... y Niki estaba entre las grandes.

Se que hay mucha gente que no entiende que otra persona se sienta tan mal por la perdida de un perro. Solo les puedo decir que la muerte de un animal que ha pasado tantos años contigo es igual que la de una persona. Aunque mucha gente tenga miedo de reconocerlo...

Allá donde estés, tu brillo no desaparecerá nunca. Siempre estarás en mi
memoria.

1 comentario:

Picopato dijo...

Me acuerdo de cuando la recogimos de una familia que la trataba mal y de como conocía los sonidos y te esperaba tras la puerta.

Lo siento mucho, de veras.